fbpx Saltar al contenido

Vacunar a mi gato ¿Es realmente necesario?

vacunar gato

¿Debo vacunar a mi gato? ¿Es realmente necesario? La vacunación de nuestros gatos es una herramienta imprescindible tanto para la protección de nuestro minino como de la salud pública.

No es raro encontrar a personas que dicen “yo no vacuno a mi gato, pues no sale a la calle”.

Lo cierto es que los gatos que están en casa no están exentos de enfermedades y la vacunación es una recomendación que deben seguir todos los propietarios de gatos.

¿Qué es una vacuna y cómo funciona?

Las vacunas son preparados en los que encontramos diferentes microorganismos muertos o inactivados. La inoculación de este preparado ayuda al sistema inmune de nuestra mascota a crear anticuerpos frente a estos microorganismos.

Las vacunas son seguras y están pensadas para ayudar al organismo a conseguir la inmunidad frente a diversas enfermedades.

De esta manera, si nuestro gato entra en contacto con alguno de los microorganismos frente a los que está vacunado, su sistema inmune estará preparado y no se reproduce la enfermedad.

Los gatitos que toman leche de sus madres están protegidos hasta la 8ª semana de vida, aproximadamente, con los anticuerpos maternales.

vacunar gato

Una vez pasado este periodo se recomienda comenzar con la primovacunación.

Enfermedades contra las que debes vacunar a tu gato

Las vacunas que se administran hoy en dia en España a los gatos pueden dividirse en vacunas esenciales y no esenciales.

Las vacunas esenciales protegen frente a la Panleucopenia felina, el Herpesvirus felino y el Calicivirus felino.

Panleucopenia felina

El virus de la panleucopenia felina corresponde en perros al Parvovirus. De hecho, los gatos pueden infectarse de panleucopenia si tienen contacto con un perro con parvovirosis. Se trata de una enfermedad altamente contagiosa y mortal en gatos. Hoy en día, la vacuna es la mejor herramienta para su prevención.

Herpesvirus felino

El herpesvirus felino, al igual que en los humanos, puede permanecer latente en el organismo del gato y manifestarse en momentos de bajada de defensas, provocadas entre otras causas, por el estrés. La enfermedad se manifiesta en forma de gripe.

Calicivirus felino

Al igual que el Herpesvirus felino, el Calicivirus produce gripe, encontrando signos respiratorios principalmente. Existen varias cepas de Calicivirus y la vacuna no protege contra todas ellas pero si contra las más patógenas. Por ello, debemos asegurarnos que nuestro gatito reciba esta vacuna.

Estas tres vacunas se administran alrededor de la 8ª semana de edad. A continuación, revacunaremos cada 4 semanas hasta la semana 16.

En cuanto a las vacunas no esenciales, pero recomendadas tenemos las que protegen frente al virus de la Leucemia Felina, Chlamydophila felis, Bordetella bronchiseptica y Rabia

vacunar gato

Leucemia felina

El virus de la Leucemia felina es altamente contagioso, se propaga por la saliva y causa inmunosupresión a medio-largo plazo. Los gatos que tienen más riesgo de contraer esta enfermedad son los que viven en colonias felinas o en casas de más de un gato.

Esta vacuna debe administrarse a partir de la 8 semanas de edad, revacunando a las 4 semanas y al año de edad.

Chlamydophila felis

Se trata de una enfermedad bacteriana que afecta frecuentemente a gatos jóvenes. Esta enfermedad comienza frecuentemente con conjuntivitis. Esta comienza en un ojo, pero se extiende rápidamente al otro y a las fosas nasales. Los gatos afectados por esta enfermedad presentaran lagrimeo e inflamación, que puede empeorar si no se trata rápidamente.

Esta vacuna debe administrarse a las 8-10 semanas de edad, revacunando pasadas 4 semanas.

Bordetella bronchiseptica

Esta bacteria es la causante de la “tos de las perreras” en perros. En gatos produce síntomas como tos, pudiendo llegar a una neumonía. Además, al igual que sucede con la Panleucopenia felina, los perros pueden transmitir esta bacteria a los gatos. Esta vacuna solo se recomienda para colectividades de gatos, tales como refugios o criaderos.

La vacuna de Rabia está regulada según las normas de cada comunidad autónoma. Pregunta a tu veterinario sobre la conveniencia o no de su uso.

vacunar gato

Conclusión

Las vacunas son las responsables de mantener a raya las enfermedades, tanto de los gatos como de otros animales, así como de las personas.

Es por eso por lo que debemos asegurarnos de que nuestro gato recibe, como mínimo, las vacunas esenciales antes comentadas.

Vacunar a tu gato es tu responsabilidad, ¡cúmple con ella!