fbpx Saltar al contenido

¿Tu gato araña los muebles de tu casa?

gato araña puerta

La conducta de arañar y afilarse las uñas forma parte del comportamiento natural del gato. A nosotros, como propietarios, nos puede gustar más o menos, pero es una conducta que debemos respetar.

Si bien es cierto que, no es raro ver que nuestro gato araña muebles o zonas de la casa que no estaban pensadas expresamente para ello, como puedan ser puertas, muebles, alfombras o sofás.

En ningún caso está indicado el castigo para evitar que nuestro gato rasque.

En este artículo te ayudare a comprender por qué tu gato tiene la necesidad fisiológica de arañar y qué puedes hacer para que el mobiliario de tu casa no se vean afectado por esta conducta.

¿Por qué araña mi gato?

Son varias las razones por las que nuestro gato araña muebles. A continuación, repasaremos algunas de las más importantes:

  • Marcaje: entre las almohadillas de las patas de nuestros gatos se encuentran glándulas que secretan feromonas. Las zonas donde nuestro gato rasca quedan marcadas con esas feromonas y le indica, tanto a tu gato como a otros posibles visitantes, que ese es su territorio.
  • Afilado de las uñas: como habrás podido comprobar, las zonas en las que tu gato araña son de una textura concreta. Nuestros felinos buscan determinadas texturas para asegurarse que sus uñas quedan bien afiladas. Esto es así porque los gatos presentan “fundas” en sus uñas, que tienen que retirar cada cierto tiempo para que quede al descubierto una uña más afilada y funcional.
gato araña mueble
  • Estiramiento: el rascado también les permite estirar los músculos de sus extremidades. Al igual que al levantarse de una siesta, nuestros gatos se estiran también al rascar.
  • Costumbre o divertimento: ¿Cuántas veces hemos visto a una gato corriendo de un sitio a otro de la casa y parándose en seco a rascar, por ejemplo, una alfombra? El rascado también es una forma de divertimento para nuestros felinos.
  • Señal de bienestar animal: Como ya hemos comentado, el rascado es una conducta natural de los felinos, por lo que el hecho de expresarla libremente nos indica bienestar en nuestro gato.

¡OJO! El bienestar animal viene determinado por más factores, no solo el rascado, así debemos tomar este comportamiento como una buena señal, pero no debemos de olvidarnos de los demás factores que influyen en el bienestar animal.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Para empezar y como ya he indicado más arriba, castigar a nuestra mascota nunca es una solución, pues lo único que conseguiremos es generar estrés en el gato y además, no resolveremos el problema.

Unas de las razones por las que nuestro gato araña muebles u otras zonas de nuestra casa es porque, a menudo, no tienen otro lugar para hacerlo.

Es imprescindible que en toda casa con gatos haya, como mínimo un rascador. Hay diversos tipos de rascadores: horizontales, verticales, en forma de árbol, etc… solo debes encontrar el que mejor se adapte a tu mascota.

En esta página te muestro algunos de ellos, ¡echa un vistazo y encuentra el tuyo!

gato araña rascador

El rascador es una herramienta fundamental para que nuestros gatos expresen su conducta de rascado.

¿Ya tienes un rascador y tu gato sigue arañando los muebles?

Esto puede ser porque nuestro felino ya haya adquirido el habito de rascar en la misma zona, y aunque le pongamos un rascador, él prefiere su sitio habitual.

En estos casos es un poco más complicado que use el rascador, pero nunca imposible. Te explico cómo hacerlo.

La manera de proceder será limpiando la zona que tu gato rasca con un detergente enzimático (con oxígeno activo) de manera que eliminemos las feromonas que nuestro gato ha dejado ahí.

Después podemos cubrir la zona con algún material desagradable al tacto de nuestro gato, como puede ser el papel de plata.

Para ayudar a que nuestro gato use ahora el rascador nos podemos ayudar de diversos recursos.

Podemos probar con el catnip, que atraerá la atención de tu gato a esa zona.

gato araña mueble

Además, podemos enseñarle nosotros mismos cómo se rasca, siempre con delicadeza, podemos pasar las uñas del animal por ese lugar o rascar nosotros mismos en su presencia, para que poco a poco lo asocie.

También contamos con un producto a base de feromonas sintéticas llamado Feliway®.

Es importante incidir en que el rascador debe estar en la casa antes de adquirir un gato, para no tener que lidiar con el problema de reconducir la conducta de rascado de tu gato a un lugar adecuado.

Siempre es mejor prevenir que curar, ¿verdad?

Conclusión

La conducta de rascado de nuestro gato nunca debe ser reprimida y, para evitar que la desarrolle en zonas indeseadas de la casa, es imprescindible contar con un rascador para que nuestro gato sepa donde hacerlo desde el minuto 1.