fbpx Saltar al contenido

¿Qué hacer si mi gato se intoxica?

Cuando hablamos de tóxicos para gatos no solo nos referimos a las sustancias que se emplean hoy en día como venenos, tales como los raticidas o plaguicidas.

Hay muchas sustancias que a priori pueden parecer inofensivas e incluso beneficiosas para el ser humano, pero que si nuestro gato las ingiere puede suponer un problema grave.

En este artículo vamos a repasar las maneras en las que un gato puede ingerir un tóxico, los signos que presentará y la manera de actuar ante esta situación.

¿Cómo puede envenenarse un gato?

Hay varias formas en las que un gato puede llegar a ingerir un veneno. Las más comunes son:

Ingiriendo el veneno directamente, por accidente o intencionadamente, ya sabemos que por desgracia hay algunas personas que se dedican a envenenar seres vivos gratuitamente, qué le vamos a hacer.

Ingiriendo algún animal que contenga el veneno en su organismo. Los gatos son magníficos cazadores y los ratones son una de sus presas más comunes. No es raro que haya ratones envenados con algún tipo de Rodenticida o Plaguicida.

toxicos de gatos

Otra manera de ingerir el veneno es mediante su pelo. Puede darse el caso que el tóxico caiga encima del animal y éste, en su acicalado, lo ingiera.

Síntomas de envenenamiento en gatos

Dependiendo del tipo de tóxico y del órgano al que este afecte, el gato tendrá distintos síntomas.

Si afecta al aparato digestivo podemos observar principalmente vómitos y diarreas.

En caso de afectar al sistema nervioso podemos encontrar animales muy nerviosos, con incoordinación o incluso “sedados”.

Si afecta a la piel podemos encontrar enrojecimiento de esta. En caso de ser un tóxico del aparato respiratorio nuestro gato estornudará, toserá o tendrá dificultades para respirar.

¿Con qué sustancias puede envenenarse un gato?

Alguna de las sustancias que pueden ser dañinas para los gatos son:

  • Productos de limpieza como la lejía y productos de higiene personal (desodorantes o cremas).
  • Medicamentos como la aspirina, el ibuprofeno y el paracetamol. Se cuentan por decenas los casos de dueños que han administrado paracetamol a sus gatos por que lo notaban “enfermo” y por supuesto ha sido peor el remedio que la enfermedad. Si estos casos no se tratan con rapidez, podría suponer la muerte del animal.
toxicos de gatos
  • Productos relacionados con nuestro coche, como el anticongelante, gasolina o líquido de frenos.
  • Además, la cebolla, el ajo y el puerro son altamente tóxicos, por lo que debemos andar con cuidado en la cocina y evitar dejar estos alimentos por medio, ya sabemos, “la curiosidad mató al gato”.
  • ¡Cuidado con el chocolate! En ninguna casa falta este alimento, en tableta, en sirope o incluido en algún tipo de bollería. El chocolate contiene teobromina, uno de los principales venenos para gatos, esta sustancia puede causar alteraciones gastrointestinales en nuestros mininos.
  • Hay distintos tipos de plantas decorativas tanto de interior como de jardín que resultan tóxicas. Entre ellas encontramos la flor de Pascua, Muérdago, Hiedra, Helechos, Don Diego de noche, Cicuta, Ficus o Nicotiana (planta del tabaco).
toxicos de gatos

Pero si hay una planta tóxica para el gato por excelencia es el Lirio. Esta bonita flor puede quedar preciosa en cualquier rincón de nuestra casa, pero ¡CUIDADO CON EL GATO!. Contiene una serie de toxinas que pueden provocar alguno de los efectos antes comentados, así como dañar mortalmente el riñón de nuestro gato.

¿Qué hacer si mi gato se ha envenenado?

Si sospechamos que nuestro gato ha podido ingerir algún veneno, o ya estamos observando algunos signos, no debemos demorarnos en llevarlo al veterinario. Es crucial tratar las intoxicaciones lo antes posible, antes de que puedan convertirse en un problema mayor.

Es por ello por lo que debemos contactar con nuestro veterinario de inmediato y avisarle de que vamos hacia la consulta.

En ningún caso está indicado intentar resolver el problema por nosotros mismos, porque sin mala intención, pero por falta de conocimiento, podemos empeorar la situación.

Si nuestro gato está muy nervioso es recomendable envolverlo en una toalla y meterlo en el trasportín, para evitar que pueda darse algún golpe debido a la situación de estrés.

En conclusión, son muchos los venenos para gatos que podemos encontrar en cualquier casa, solo tenemos que conocerlos y evitar situaciones de peligro con nuestros mininos.